Bajo tierra seca, de César Pérez Gellida

 Sinopsis:

Extremadura, principios del siglo xx. Antonia Monterroso, más conocida como la Viuda, es la propietaria de una de las mayores haciendas de la región; intenta mantenerla a flote en un momento en el que la hambruna que afecta las zonas rurales no parece terminar jamás. Pero un incendio destruye todo lo que con tanto empeño ha logrado construir y, tras él, ella desaparece sin dejar rastro.

El teniente Martín Gallardo se desplaza hasta el lugar junto con el sargento Pacheco para investigar lo sucedido. Cinco días atrás, la mujer interpuso una denuncia contra Jacinto Padilla, capataz de su finca y antiguo amante, a quien han detenido en la estación de Zafra con una bolsa llena de dinero y joyas. Él asegura que provocó el incendio por orden de Antonia y que la bolsa se la entregó ella porque iban a empezar una nueva vida lejos de allí. Durante el interrogatorio, Padilla confiesa una serie de hechos macabros que provocan un giro radical en una investigación que acabará tiñéndose de sangre. Gallardo, como todos los que viven por la zona, ha oído hablar de la enigmática Viuda, pero lo que todavía no sabe es que se enfrenta a un caso del que no saldrá indemne.

Reseña:

Abandonar la zona de confort en la que César Pérez Gellida se ha movido siempre y que tantos éxitos le ha dado es sin duda un salto adelante sin red en la que el escritor vallisoletano se la jugaba. Y después de haber leído  Bajo tierra seca creo que la jugada le ha salido bien. Es un cambio de época, de personajes y de escenario que podía no haber funcionado, pero creo que en líneas generales, sin llegar a ser la mejor que haya escrito hasta la fecha, es una buena novela, al menos bajo mi opinión.

La ambientación rural, el clima y hasta algunos personajes me han recordado en cierto modo a otras novelas que figuran entre mis favoritas, Intemperie  de Jesús Carrasco o La mala hierba de Agustín Martínez. Y es que la recreación de esa atmósfera rural, pobre y asfixiante es uno de los logros de Bajo tierra seca. Por otro lado no cabe duda de que el personaje principal de Antonia, la viuda, aunque comparte protagonismo con el teniente Gallardo, se come la escena cada vez que aparece.

La trama, muy sangrienta y algo gore en ocasiones no da tregua al lector para ir asimilando tanto cadáver  mientras poco a poco iremos conociendo las artimañas de Antonia para lograr sus objetivos. Los personajes, salvo un par de ellos a los que parece que la vida ha puesto en el sitio equivocado, son gente de no muy buena calaña, resabiados y oportunistas, siempre del lado del mejor postor, pero es que la época que les ha tocado vivir, la precariedad y la pobreza que les rodea quizás no sea el mejor cultivo para andar siendo buen samaritano.

Tras un comienzo impactante y ágil que se mantiene durante muchos capítulos hay una parte que se vuelve un poco repetitiva, con las idas y venidas de los personajes y las situaciones un poco forzadas, pero después vuelve a coger ritmo hasta las últimas secuencias en las que se desata todo de manera endiablada.

Los diferentes puntos de vista para entender esta historia a través de los ojos de los diferentes personajes, cada uno con sus motivaciones, son uno de los aspectos que más me ha gustado. También por supuesto la ambientación histórica de la época y sobre todo el buen uso que el autor hace del espacio y el tiempo, algo que es necesario para mover con rigurosidad a los personajes.

Creo sin duda que es un acierto de novela, que sigue manteniendo la esencia del Gellida más  bruto y descarnado y que sin duda abre nuevas posibilidades de leer cosas interesantes que vengan de la mente del vallisoletano.

Y si crees que la historia es demasiado inverosímil  espera a llegar a la nota final. ¡Hay que joderse!

Baj tierra seca


El autor:

César Pérez Gellida (Valladolid, 1974) es escritor. Ha publicado trece novelas, entre ellas las que componen las trilogías Versos, canciones y trocitos de carne (Memento mori, Dies irae, Consummatum est) y Refranes, canciones y rastros de sangre (Sarna con gusto, Cuchillo de palo, A grandes males); y otras como Todo lo mejor y Todo lo peor. Entre las más recientes, Nos crecen los enanos, Astillas en la piel y La suerte del enano. En 2023 se ha estrenado la adaptación para serie de televisión de Memento mori. Es uno de los mayores referentes de la novela negra, con más de 300.000 lectores, y dirige junto a Dolores Redondo el festival literario Blacklladolid. Bajo tierra seca se alza con el Premio Nadal 2024.

Comentarios