Dieciocho meses y un día, de Paz Castelló

La vida escribe historias trágicas con letras de sangre en las que parece no dejarte decidir más que los detalles sin importancia.

Sinopsis:
Dieciocho meses y un día es el tiempo que Sabina Lamer, una afamada pintora afincada en Peñíscola, lleva encerrada en el ático donde vive. Sufre de una grave agorafobia, fruto del estrés postraumático que desarrolló tras ser la única testigo del asesinato de su mejor amiga, en plena calle, a manos de su ex marido.
Desde aquel momento, Sabina es incapaz de cruzar el umbral de la puerta de su casa, que también es su estudio, desde donde contempla el mar y las calles del casco antiguo de Peñíscola, ciudad que eligió para desarrollar su carrera profesional. Está convencida de que cuando el asesino de su amiga, en prisión provisional a la espera de juicio, esté encerrado para siempre, será capaz de superar su angustia y podrá salir de casa, por fin, para volver a pintar el mar Mediterráneo que tanto ama y retomar su tranquila vida en aquel paraíso de la costa mediterránea.
Sin embargo, el presunto asesino queda en libertad y Sabina enloquece aún más entre las cuatro paredes de su estudio. A partir de ese momento, la obsesiva y recurrente idea de Sabina, es la de hacer justicia, desamparada como se siente por el sistema judicial, buscando la forma de vengar la muerte de su amiga, con la dificultad añadida de no poder salir de casa. Para conseguirlo tendrá que enfrentarse a sí misma, a sus miedos, y a los condicionamientos que su encierro le plantean, convirtiendo su claustrofóbica vida en un medio para escapar de sí misma.
Reseña:
¿Como es la línea que separa la justicia de la venganza? Para Sabina está claro que su venganza es la mejor justicia que puede haber para la muerte de su amiga Lola. Cuando el juez absuelve al presunto asesino de Lola comienza una obsesiva intención de poner las cosas en el sitio que corresponden, siempre a ojos de Sabina.
Podría parecer leyendo la sinopsis que la novela nos va a enclaustrar entre las cuatro paredes en las que se mueve la protagonista, víctima de su agorafobia provocada por la muerte ante sus ojos de su amiga, pero muy al contrario Paz Castelló ha sabido hacer de esas paredes un mundo abierto y luminoso donde se condensa la vida de Sabina. En este espacio se mueven con magistral soltura los personajes secundarios que la acompañan, Lucas, su mejor amigo y marchante de arte, un personaje totalmente entrañable, Dimitri que se encarga de varias cosas, entre las que pasear al perro no es la mas importante y Roberto, su ex amante que ahora tras un accidente es una persona adulta pero con la mente, a ratos, de un niño pequeño. Junto a estos personajes transitan también Dalí y Gala un gran danés y una gata compañeros de vida y rutina de Sabina.
Los malos tratos y la violencia de género, la agorafobia, el sistema judicial con sus trabas, la condena de aquellos que sufren la pérdida de un ser querido y que siempre quedan en segundo plano se mueven en esta historia junto a la lucha por salir adelante, la amistad, la venganza, la angustia e incluso el sexo, de una manera equilibrada y bien dosificada.
Peñíscola y mar siempre están presentes en la novela como un protagonista mas, el mar entra en el ático de sabina por los ventanales, es la constante en sus cuadros y está presente en sus recuerdos cuando antes de su enfermedad disfrutaba de las calas y rincones que Peñíscola ofrece.

La narración es rápida, clara y directa haciendo la lectura muy gratificante, los capítulos no muy largos y eso se agradece para no parar la lectura a medio capítulo. Una historia cargada de sentimientos y con un trasfondo de denuncia social que la hacen recomendable.
 El autor:
Paz Castelló es Licenciada en Derecho, cuenta con una dilatada carrera profesional en el sector de la comunicación. Ha trabajado para la Cadena SER, Onda Cero, Ràdio 9, así como para instituciones públicas y empresas privadas como Responsable de Prensa y Relaciones Externas.
Escribe desde niña. En 2009 decidió publicar sus textos a través de su web www.pazcastello.com . A partir de ese momento sus letras llegaron a todos los rincones del mundo, convirtiéndose en virales.
Es autora de la novela “La muerte del 9” (2013). “Mi nombre escrito en la puerta de un váter” (2017)
En 2018 se ha publicado “Dieciocho meses y un día”, con el sello de Umbriel, novela galardonada en la modalidad de Narrativa Contemporánea, con el premio Letras del Mediterráneo que otorga la Diputación de Castellón.
Sus obras no escapan a una profunda visión crítica del mundo, desarrollada a lo largo de los años por su labor periodística, y mantienen un perfecto equilibrio entre misterio y sensibilidad.

Comentarios